25/03/2010

La muerte moderna


“La muerte moderna no posee ninguna significación que la trascienda o refiera a otros valores. En
casi todos los casos es, simplemente, el fin inevitable de un proceso natural. En un mundo de hechos, la muerte es un hecho más. Pero como es un hecho desagradable, un hecho que pone en tela
de juicio todas nuestras concepciones y el sentido mismo de nuestra vida, la filosofía del progreso
(¿el progreso hacia dónde y desde dónde?, se pregunta Scheler) pretende escamotearnos su
presencia. En el mundo moderno todo funciona como si la muerte no existiera. Nadie cuenta con
ella. Todo la suprime: las prédicas de los políticos, los anuncios de los comerciantes, la moral
pública, las costumbres, la alegría a bajo precio y la salud al alcance de todos que nos ofrecen
hospitales, farmacias y campos deportivos. Pero la muerte, ya no como tránsito, sino como gran
boca vacía que nada sacia, habita todo lo que emprendemos. El siglo de la salud, la higiene, los
anticonceptivos, las drogas milagrosas y los alimentos sintéticos, es también el siglo de los campos
de concentración, del Estado policíaco, de la exterminación atómica y del "murder story". Nadie
piensa en la muerte, en su propia muerte, en su muerte propia, como quería Rilke, porque nadie vive
una vida personal. La matanza colectiva no es sino el fruto de la colectivización de la vida”.

PAZ, Octavio - “Todos Santos, Día de Muertos”, in: EL LABERINTO DE LA SOLEDAD.


Gostou deste artigo? Receba outros por e-mail, assine a nossa newsletter. Digite aqui o seu e-mail:

Este artigo, com comentários, encontra-se no seguinte tema:

Escreva aqui os seus comentários ao artigo "La muerte moderna":

5 Domingos Faria: La muerte moderna “La muerte moderna no posee ninguna significación que la trascienda o refiera a otros valores. En casi todos los casos es, simplemente, e...
< >